images/cache/92c6623b2757106fd74a8ef7adbd3e98_w350.jpg
Tras la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, comentada en nuestro último post, el próximo jueves 26 de enero la Gran Sala se enfrenta a un nuevo reto: resolver sobre la validez de las cláusulas del vencimiento anticipado.

Las cláusulas de vencimiento anticipado incorporadas en los préstamos con garantía hipotecaria suscritos con consumidores cuando sean  condiciones generales de contratación deberán cumplir con el doble control de transparencia, esto es: (a) el control de incorporación de las condiciones generales en el contrato, al amparo de lo prevenido en los artículos 5 y 7 de la LCGC y (b) el control de transparencia de las condiciones generales incorporadas en contratos formalizados con consumidores, ex artículos 4.2 Directiva 93/13/CEE y 80.1 TRLCU.

La cuestión prejudicial que debe resolver el TJUE fue presentada por el magistrado del Juzgado de Primera Instancia de Fuenlabrada (Madrid), el pasado 8 de febrero de 2016, por entender que dichas cláusulas no respetan el equilibrio de las obligaciones entre los contratantes y, además, son perjudiciales para los consumidores toda vez que no les conceden un plazo mínimo razonable para liquidar la deuda.